lunes, 21 de abril de 2008

Larre - Runa Treku, 2:2

Esta es la crónica preparada por Santiago con motivo de este empate.


Los jueves lluviosos traen mal fario. Baste recordar el célebre caso del Alternante, en el que el Dr. Watson repetía que era jueves y llovía, para mayor irritación de su amigo Holmes. O el lluvioso jueves parisino en que murió César Vallejo haciendo bueno el vaticinio del propio poeta. Esta lamentable historia empezó el día 17, un jueves lluvioso.

Los hermosos silogismos de Lewis Carroll alcanzan conclusiones asombrosas, como “algunos camellos no son tazas de té” o “el Ajedrez no es una bicicleta. Y es cierto: la falta de práctica no influye en el ciclista, pero en el ajedrecista sí. Y en los camellos también. La bestia jorobada resiste hasta 15 días sin beber, pero luego les das un té y lo ponen todo perdido porque no recuerdan que la taza se coge por el asa. A mi me pasa lo mismo. Entiéndaseme, no es que haya estado 15 días sin beber (jamás cometería tamaña atrocidad), pero he estado 5 años sin competir y, si me salieran con Peón de Dama, no recordaría dónde está el asa de la Defensa.

En mi apretada agenda había un par de horas libres, así que asumí el papel de Indiana Jones en busca del Asa perdida, o sea que cogí de la estantería la monografía de Taimanov sobre la Nimzoindia. Nunca lo habría hecho si hubiera sabido que era jueves., pero los jubilados tenemos una noción del calendario bastante vaga. Es un hecho poco conocido que los libros tienen alma, pero la tienen, como demuestra el murmullo de tono reprobador que surgió de la estantería. Del ala izquierda procedía un sonido entre susurro y bostezo, y supe que se trataba del Gambito de Dama, al que se le da un ardite el ostracismo al que le he condenado. Pero la India de Rey y la Grunfeld tenían cosas que decir conforme al punto de rencor del gruñido procedente del ala derecha.

Era improbable que las posiciones que estudiase coincidieran con las de mi próxima partida, pero podía disfrutar con la lectura porque el libro es el mejor amigo del hombre.

El libro tiene 220 páginas y analiza seis sistemas de Defensa. Para reducir el campo de investigación consulté el índice y eliminé los 3 menos frecuentes. Quedaban el Sistema Samisch (4.a3), el Capablanca (4.Dc2) y el Leningrado que tenían 80, 60 y 40 páginas respectivamente. En la segunda criba me quedé con el Leningrado que analizaba tres variantes: 4.Ag5, h6 5.Ah4 (33 páginas), 4.Ag5, h6 5.Axf6 (una página) y 4.Ag5, c5 (dos páginas). Naturalmente empecé por la línea principal, así que sólo me quedaron unos minutos para hojear las otras dos líneas, que podía analizar la mañana del sábado.

El viernes recibí una tentadora invitación a cenar en el Jardín, que acepté sin analizar las variantes posibles. Previamente, para estar en forma, practicamos un poco de Ala Delta en Virgen del Camino, que no es una iglesia. Y luego fuimos al pulpito, que tampoco lo es por falta de acento. Dicen que el consumo excesivo de ventosas tentaculares produce pesadillas. No es mi caso, a mi me produce sueños placenteros. En el que tuve esa noche había caballos que evolucionaban graciosamente por el tablero. Concretamente 3 caballos y un Don Tancredo porque mi rival se negaba tozudamente a mover el Caballo de Dama, así que tendría que resignarme a jugar con pieza de ventaja.

En la mañana del sábado hojeé durante una hora la posición 1.d4, Cf6 2.c4, e6 3.Cf3. Dudaba entre 3…Ab4+ y 3…c5 y estuve mariposeando sin adoptar decisión alguna.


Ver partida

1 comentario:

zarkovsi dijo...

Hemos empezado a mostrar debilidad allí donde más fuertes éramos, en los dos primeros tableros que perdieron sus respectivas partidas:
Santiago tras preparar una variante más que dudosa, a pesar de los acertados consejos de su entrenador y Jose GOLDaraz que hasta ahora se había mostrado intratable que se sentó ya con un mal presentimiento, sin embargo Ricardo y Pepe se resarcieron de sus respectivas derrotas en Orvina.

Esto si que es un equipo, si tu fallas ya estoy yo para arreglarlo.

Larre parece candidato al primer puesto pero aún queda mucho y parece que será dificil que perdamos un encuentro.

¿Dónde jugar cafetero?

Aquí iremos actualizando el listado de bares con tablero. Para enriquecer el mismo puedes hacer un comentario en dicha entrada. Gracias de antemano por tu colaboración.

- Bar Terminal. Calderería, 19. Pamplona (los jueves hay concierto)
- Bar Garazi. Calderería, 36. Pamplona (no hay mucha luz)
- Nuevo Casino Principal. Pza. Castillo, 44. Pamplona (muy tranquilo)
- Bar Atalaya. Ctra. Tajonar, 23. Pamplona (cerca de José Vila)
- Billares Liverpool. Iturralde y Suit, 7. Pamplona (entre carambolas)