sábado, 18 de abril de 2009

Campeonato de Navarra de rápidas por equipos

Rápidas, si. El mal llamado activo (partidas a guillotina entre 15 y 60 minutos por jugador) se llama oficialmente "ajedrez rápido", mientras que lo que habitualmente conocemos como rápidas (partidas a guillotina con menos de 15 minutos por jugador) se llama "ajedrez relámpago".

La participación fue muy escasa. El problema de algunos torneos del calendario navarro va más allá de que no jueguen los primeros espadas: es que no se apunta ni el Tato. Quizá las cosas no son como antes y la facilidad actual para disputar torneos internacionales hace que muy poca gente esté interesada en la disputa de torneos de este tipo. Aún así, resulta sorprendente una participación tan baja.
La incomparecencia de Mikel Gurea después de haberse inscrito debe considerarse, cuando menos, una falta de respeto a todos los participantes.

En esta tesitura ganó el que más ganas tenía de ganar: Gazte Berriak.
Fue el único equipo que se presentó con casi todos sus mejores jugadores y al final se impuso por mejor desempate a Orvina A, que habiendo empatado su encuentro con Gazte Berriak pagó caro el medio punto de más que se dejó frente a Orvina B con respecto a Gazte.
Al margen de la lucha entre Orvina A y Gazte Berriak, hubo una gran igualdad entre los otros tres equipos. Fue una buena oportunidad para que se foguearan un poco jugadores que son poco habituales en las alineaciones runeras, lástima que no hubiera más rondas.



7 comentarios:

Spassky dijo...

A mi me parece que este tipo de torneos son tomados como "de relleno" por parte de la Federación.

La fechas no parecen las más adecuadas y siempre se meten con calzador. ¿No hay otras posibilidades? ¿El calendario navarro está tan "congestionado"?

En el foro de Orvina se muestran bastante cabreados con el tema, y me consta que nuestro Presi se encontraba también muy mosqueado.

- Que juegue uno u otro jugador es cuestión de cada Club.

- Que presenten uno o varios equipos, también.

- Que no se fomente la paricipación desde los diferentes Clubs, una blasfemia.

- Que no lo haga la Federación, un disparate.

- Que haya Clubs que se inscriban y finalmente no aparezcan, sin comentarios.

Anónimo dijo...

Este torneo no debio haberse realizado.

Agur.

Spassky dijo...

Desconozco los motivos por los que anónimo-agur dice esto, pero en un principio, cuantas más opotunidades haya para jugar en torneo oficial, parece mejor. ¿No?

Anónimo dijo...

Depende.

Organizar un torneo tiene un coste. Tiene un coste economico, hay que pagar al arbitro. Un coste organizativo, hay que gestionar a los apuntados, anunciarlo a los clubes, anunciarlo en la web, etc.. Además consume una fecha de calendario que quizás puede quedar libre para dar la oportunidad a los clubes de organizar sus propios torneos.

Teniedo en cuenta que este torneo estaba ya muy devaluado (no me meto en los motivos) creo que estos "gastos" no compensan los "beneficios".

Pero es que todo esto ya se sabia. De hecho, creo recordar, en la propuesta de la junta este torneo se habia eliminado. Algun asambleista se empeño en reponerlo. Los asambleistas le hicieron caso y ¡tachan! ya tenemos el mierda-torneo montado.

PD: Resulta que quienes quisieron resucitar este torneo son los que año tras año se apuntan para luego no compadecer ni a una sola partida. Sí, sí, asi es!!!

Santxikorrota dijo...

Quizás se le impuso a la FNA la organización de este torneo por parte de la Asamblea, y como dice Spassky, lo metieron con calzador en el calendario. Consecuencia: una muerte anunciada.

Lo del equipo inscrito pero ausente (Mikel Gurea) implica muy poco respeto por el resto.

Por último, los campeonatos por equipos (de cualquier clase) tendrían que ser promocionados (al menos eso pienso yo). Al fin y al cabo es donde se hacen más "migas" y los que más personal mueven o pueden mover.

PD: Claro está que éste es un pensamiento de quien cree en los clubs de ajedrez como dinamizadores de aficionados al juego. Si la actividad ajerecística se mide por otras variables (consecución de normas, títulos, open(e)s, ELOs y demás), estamos hablando de otra cosa. Creo que todo tiene que ser atendido desde una entidad oficial y sus colaboradores. ¿Los clubs los somos o se nos presupone?

Javier Fernández Hierro dijo...

Con la cierta autoridad que me da el hecho de haber sido quien picó todos los datos del torneo, sin ser el árbitro ni el director de torneo, ni ná de ná, diré que así planteado está claro que un torneo de estas características no compensa el esfuerzo organizativo.

Sin embargo, personalmente soy partidario de la disputa de este tipo de torneos.
En tiempos fueron muy útiles y bastante concurridos. Jugaban casi todos los clubes, alguno de ellos con dos equipos, se podía animar a gente que juega menos, foguear a algún jovenzuelo...
La diferencia quizá estribe en que, actualmente, hay muchas más competiciones de las que había antes.
Los jugadores fuertes tienen competiciones internacionales de distintos tipos sin salir de Navarra y facilidad para acudir a otras, mientras que los más jóvenes tienen muchas competiciones escolares que antes no existían.
Sin embargo, ¿qué ha sido de la figura del jugador de club? ¿Dónde está la gente del estilo a la de los ganadores del torneo (Gazte Berriak) o de Félix, que participó? Si nos damos cuenta, apenas existen. Y los que hay cada vez juegan menos.
Ahí está en mi opinión el verdadero problema de fondo: el número de jugadores de Navarra de cierta edad (digamos que con años para no estar estudiando y haber cometido la imprudencia de casarse e incluso la de procrear) que se mantienen activos es muy pequeño. De que entre estos haya gente para organizar y tirar del carro, mejor ni hablar. No es que no haya jugadores, es que estos dejan de jugar. Y la mayor parte de ellos tiene una actividad ajedrecística muy limitada.
Yo pienso en los jugadores con los que más o menos comparto generación y siguen en Navarra, aquellos con los que hemos compartido campeonatos juveniles (en los que todos menos cuatro o cinco juveniles de los de ahora no hubieran pasado jamás del puesto quince, por cierto) y de todos ellos el único que es ajedrecísticamente activo de verdad es Unai.
Los Manolo, Ignacio Martínez, Luis y Pablo del Río, Antoñito, Eddy... y tantos otros.
Llega un momento en que la gente se retira del ajedrez, más o menos, y el problema es que eso está ocurriendo desde hace unos años en el periodo en el que la gente está en mejor disposición de colaborar: cuando se tiene la experiencia y el conocimiento suficiente, pero aún las energías necesarias.

Una cuestión importante sería, ¿por qué ocurre esto? ¿por qué apenas hay gente que continúe en labores organizativas más allá de los taitantos?

Y con sólo pensar en el posible relevo generacional organizativo se va uno por las patas abajo.

Alberto Almoguera dijo...

Si se me permite opinar desde lejos, creo que Javier tiene razón. El ajedrez navarro ha cambiado mucho en los últimos años. Posiblemente ha subido mucho de nivel y eso mismo ha provocado que muchos de sus campeonatos se queden descafeinados. Habrá que hacer un análisis y buscar formas de mejorarlo.

Ausencias aparte, de las que desconozco el motivo, y ya sean 5 o 6 los equipos que juegan, está claro que hay un problema mayor. Yo también estoy a favor de los campeonatos por equipos de rápidas y activo. Eran los campeonatos del ambientillo. Donde se podían juntar muchos equipos, algunos clubes incluso sacaban dos o tres equipos por campeonato. Tenían el puntillo de juntarnos todos una tarde. Pero también me doy cuenta de que la gente no aparece y en este caso, no es por los premios, sino por como cambia la composición del ajedrez navarro.

Yo llegué mucho más tarde que muchos de vosotros y posiblemente vosotros podéis conocer la historia mejor que yo. Yo recuerdo años en los que el cadete tenía casi mejor nivel que el de preferente: Los hermanos Navarro, Leranoz, Zarrranz, Miguel Muñoz jugando una final de JJDD. Cuando ese grupo jugaba el cadete, en las competiciones de rápidas por equipos estaban por allí: Orvina con un equipazo, Oberena con dos o tres (claro, imaginaos que el equipo de cadetes repartía unas leches de pánico); nosotros llevábamos dos (uno de críos y uno de malos); el entonces Bar Soto, San Juan, Runa, Estella se animaba a venir… ¿Qué ha pasado con aquellos?

Pues como dice Javier, que los “viejos” ya no están para tirar del carro y los jóvenes… alguno es profesional del ajedrez, otros no están en Pamplona, muchos dejan el ajedrez después del cadete porque hay vida más allá del tablero (y eso se entiende a partir de los 16 en muchos casos). Ahora para jugar al ajedrez tienes cientos de torneos muy buenos y muy cerca. De fin de semana, de 9 días, por equipos, individuales… He leído en el foro de Orvina que Mikel Huerga no juega el open más fuerte jamás jugado en Navarra porque tiene una ronda doble. Y le entiendo, es que no le faltan torneos. El del Puente Foral, el de San Juan, el de Navidad, el fin de semana del Paz de Ziganda… Oberena y Orvina juegan liga Vasca, la gente de Orvina juega en Francia, en el verano se van a Hungría a jugar un open, los runeros os juntáis en Benasque. Oye y muchos otros están (estamos) fuera de Navarra.

Y eso no implica que el ajedrez Navarro haya bajado de nivel. Justo lo contrario, pero claro, es muy difícil juntar a 4 colegas para pasar una tarde entera. Se lucha por organizar una preferente especial y la lista de participantes es la que ya conocemos. Eso si, a pesar de la crisis, la pasta entra en el ajedrez foral. Impresionante el Santa Ana del año pasado, pero ¿y el San Juan de este año?

La verdad es que es complicado. Habría que saber como lo solucionan otras comunidades y ver que se puede hacer. En fin… supongo que el análisis es facil y lo complicado es encontrarle soluciones.

Saludos

¿Dónde jugar cafetero?

Aquí iremos actualizando el listado de bares con tablero. Para enriquecer el mismo puedes hacer un comentario en dicha entrada. Gracias de antemano por tu colaboración.

- Bar Terminal. Calderería, 19. Pamplona (los jueves hay concierto)
- Bar Garazi. Calderería, 36. Pamplona (no hay mucha luz)
- Nuevo Casino Principal. Pza. Castillo, 44. Pamplona (muy tranquilo)
- Bar Atalaya. Ctra. Tajonar, 23. Pamplona (cerca de José Vila)
- Billares Liverpool. Iturralde y Suit, 7. Pamplona (entre carambolas)